El efecto de una lona publicitaria

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.0.47″][et_pb_row _builder_version=»3.0.48″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.0.47″ parallax=»off» parallax_method=»on»][et_pb_text _builder_version=»3.0.74″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»]

Si hay algo que, a día de hoy, consiga hacernos levantar la cabeza de nuestros smartphones y fijarnos, aunque sea por unos momentos, en lo que está ocurriendo en la calle, son sin duda las lonas publicitarias. Y es que la gran parte de anunciantes y marcas prestigiosas siguen, a pesar de la influencia de las redes sociales e internet, apostando por las lonas publicitarias ubicadas en las calles para conseguir captar la atención de los viandantes.

¿Por qué una lona publicitaria?

Mucha gente sigue preguntándose el motivo de realizar un gasto en algo que se puede tocar, cuando estamos muy acostumbrados ya a verlo todo a través de una pantalla. Quizás el secreto resida ahí mismo, las dimensiones que se pueden realizar y la impresión que causa una lona publicitaria de grandes dimensiones es aún complicado de igualar realizándolo a través del mundo 2.0.

Las lonas publicitarias están más presentes que nunca, su impacto no se puede comparar a las redes sociales

Si el deseo del publicista de determinado modelo de coches es que impacte ver el coche en sus dimensiones reales, va a ser imposible lograr dicho impacto si nos lo muestra a través de nuestro ordenador en un anuncio de Facebook. Y, aunque a través del enlace que nos muestra en esta red social podamos comprar directamente el vehículo, jamás nos causará la impresión de verlo a tamaño real pasando por una calle del centro de nuestra ciudad.

La ubicación de una lona publicitaria

Y es que, es importante el saber en qué lugar queremos ubicar la publicidad. Por lo general, las marcas más prestigiosas se decantan por las calles principales de una gran ciudad, ya que permite a las personas que pasen andando pararse un instante, contemplar la lona publicitaria e incluso apuntar el enlace al que deben entrar si desean recibir más información. Las lonas publicitarias puede que se sitúen más en el pasado, pero evidentemente siguen estando más que nunca en el presente, y deberemos esperar para ver la evolución que nos presentan en el futuro. Y tú, ¿pondrías una lona publicitaria de tu negocio?

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta